Make your own free website on Tripod.com

 

LA REFLEXION SOBRE EL HALLOWEEN

Ante todos estos elementos que componen hoy la fiesta del "Halloween" nos preguntamos:

1. ¿Es que, en aras de la diversión podemos aceptar que los niños, al visitar las casas de los vecinos, éstos les EXIJAN dulces a cambio de no hacerles una daño (rayar las paredes, romper huevos en las puertas, etc.)?

2. ¿Qué experiencia (moral o religiosa) queda en el niño que para "divertirse" ha usado disfraces de diablos, brujas, muertos, monstruos, vampiros y demás personajes relacionados principalmente con el mal y el ocultismo, sobre todo cuando la televisión y el cine identifican éstos disfraces con personajes contrarios a la sana moral y ni que decir de la fe y los valores del evangelio (paz , justicia, amor, lealtad, bondad, etc.)?

3. ¿Cómo podríamos justificar como padres de una familia cristiana que nuestros hijos, en el día de Halloween, hagan daño a las propiedades ajenas? ¿No seríamos totalmente incongruentes con la educación que hemos venido proponiendo en la cual se debe respetar a los demás y que las travesuras o maldades no son buenas? ¿No sería esto aceptar que una vez al año se puede hacer lo prohibido?

4. Con los disfraces y la identificación que tienen estos con Hollywood, ¿no estamos promoviendo en la conciencia de los pequeños que el mal y el demonio son solo fantasías, parte de un mundo irreal que nada tiene que ver con nuestras vidas y que por lo tanto no nos afectan?

5. ¿Que experiencia religiosas o moral, queda después de la fiesta del Halloween?

6. ¿No es ésta otra forma de relativismo religioso con la cual vamos permitiendo que nuestra fe y nuestra vida cristiana se vean debilitadas?

7. Si aceptamos todas estas ideas, y las relativizamos, en "aras de la diversión de los niños", ¿cómo podremos corregir y hacerle ver a nuestros hijos el mal que se esconde detrás del "juego" de la "Huija" que pone en grave peligro su vida espiritual? ¿O que diremos al joven que durante toda su infancia "jugó" al Halloween, cuando éste visita a los brujos, hechiceros, médium, y los que leen las cartas, todos estos contrarios a la fe y a la vida cristiana?

8. Es que nosotros como cristianos, mensajeros de la paz, del amor, de la justicia, portadores de la luz para el mundo, ¿podamos identificarnos con ésta fiesta en donde todos sus elementos, hoy por hoy, hablan de temor, injusticia, miedo, y oscuridad?

Si somos sinceros con nosotros mismos y buscamos ser fieles a nuestra fe y a los valores del Evangelio, tendríamos que concluir que la ACTUAL fiesta del "Halloween" no sólo no tiene nada que ver con la celebración que le dió origen, sino que incluso es nociva y contraria a la fe y la vida cristiana.

Aportado por: Miguel Angel Tellaeche.

 

¿Acostumbras celebrar Halloween?

Alerta ALTO CUIDADO ¿SABES LO QUE SIGNIFICA?

Brujas, espantos, muertos, fantasmas, monstruos, son los principales disfraces que los niños y grandes usan para celebrar el Halloween. Ante esta costumbre surgen varias preguntas:¿Qué es realmente?
¿ De donde viene?
¿Porque se relaciona con la muerte y lo diabólico?

El Halloween es una tradición de europea específicamente de los celtas que vivían Inglaterra, Irlanda, y el norte de Francia. Este pueblo celebraba el ultimo dia de octubre, con el festival de Samhain, quien era “El señor de la muerte”. Durante la fiesta se ordenaba a la gente del pueblo que encendieran una fogata es sus casas y los jefes encendían otra gigantesca en lo alto del cerro, ofreciendo sacrificios con la quema de animales, cosechas y personas que conseguían con las diferentes familias del pueblo.
Andaban por las casas pidiendo un niño o una virgen para quemarlos en la fogata. Si la familia cumplía con la entrega dejaban una calabaza con ojos y boca en la encendían una vela hecha de grasa humana para evitar que los demonios entraran y mataran a quienes vivían ahí. Si la familia se negaba entonces marcaban la puerta de la casa y esa noche Satanás entraba para matarlos. De ahí viene lo que ahora conocemos como "Halloween". En la actualidad en países como Irlanda, Inglaterra, Estados Unidos, México y otros, algunos grupos organizan cultos satánicos, convenciones de brujos, sesiones espiritistas, reuniones de adoración a dioses de las tinieblas, etc. sobretodo el 31 de octubre.

No hay duda que las practicas del Halloween vienen del ocultismo, que es considerado por la Biblia como parte del Reino de las tinieblas. (Deuteronomio 18:10-12).

                                                   Y va empeorando . . .
Para suplantar esa tradición extranjera, las instituciones educativas implantaron de forma oficial otra tradición, pero esta si de raíces mexicanas, tradición que ya se practicaba sobre todo en los lugares del sur de nuestro país.
El culto a los muertos representado a través del altar de muertos en los que se acostumbra colocar fotografías de personas que fueron famosas o muy estimadas y se les colocan velas, adornos, fruta, comida, etc. esperando que el muerto se sienta complacido de tales obsequios. Imagínese que nuestros niños vayan a creer que los muertos se levantan de sus tumbas para venir a disfrutar de las ofrendas presentadas, mientras que la palabra de Dios menciona que los muertos nada saben y que su conciencia esta puesta en el olvido. (Eclesiastés 9:5) y mucho menos esperar que se levantes a comer; esto sería caer en ocultismo.

La brujería, la magia y demás participaciones de ocultismo no están permitidas por Dios, por más inofensivas que parezcan (Efesios 5:11). Evite participar en tradiciones que son contrarias a la palabra de Dios.

Aportado por: Ivonne Villegas.